06
Sep

Cómo alcanzar la cúpula directiva de una empresa

Como profesional, has aprendido a valorar tus propias habilidades con el tiempo. Sabes que trabajas bien, has aprendido de tus errores y tienes una amplia experiencia a tus espaldas. El siguiente paso es alcanzar la cúpula directiva de una empresa, pero no conoces cómo hacerlo exactamente. En este artículo te daremos algunas pinceladas para ayudarte a dar este paso tan importante.

En Tech Executive Search somos especialistas en reclutamiento de perfiles executive y te ayudamos a llegar al pináculo de tu carrera

Para alcanzar el departamento de dirección de una empresa no solo debes ser un profesional excelente, sino que debes dar ejemplo al resto de trabajadores. Si aspiras a un cargo de tan alta responsabilidad necesitas poseer ciertas habilidades y adoptar ciertas actitudes para ir escalando posiciones.

Habilidades que todo directivo debe poseer

Cualquier directivo debe tener una serie de habilidades y características para garantizar el buen funcionamiento de la organización:

  • Innovación. Todo líder empresarial debe tratar de potenciar la innovación o buscar nuevos nichos de mercado. En tus manos queda si la empresa se estanca o si encuentra nuevos caminos.
  • Resiliencia. Los cargos más altos de las empresas suelen estar sometidos a un alto nivel de estrés. Por eso, es importante que trabajes la resiliencia o la resistencia ante los conflictos y problemas en general. Eres responsable de una serie de equipos formados por personas, que no siempre estarán a favor de tus decisiones. Por todo ello, necesitas ser paciente y no dejar que las cosas te afecten. Sobre todo, no traslades los problemas del mundo laboral al título personal.
  • Proactividad. Debes ser capaz de reaccionar con rapidez ante los nuevos retos del mercado. Además, si tu empresa está afrontando una crisis, deberías fomentar una actitud resolutiva y hacer todo lo posible por solucionar los problemas. En este sentido, debes alinear las estrategias de la organización con los objetivos establecidos.
  • Autocontrol. En relación a la resiliencia, en muchas ocasiones la presión laboral te jugará malas pasadas. Sin embargo, eso jamás justificará un mal trato de tu parte hacia los empleados. Recuerda que sin ellos nada sería posible, así que debes valorarlos y, en caso de conflicto con alguno de ellos, nunca tomes decisiones en caliente.
  • Saber delegar. Si quieres alcanzar la cúpula directiva de una empresa debes aprender a dejar que los demás hagan parte del trabajo. Si no confías en los profesionales de la empresa y te reservas un gran número de tareas jamás serás productivo. Además, debes dar autonomía a los empleados para que puedan desplegar su creatividad, entre otras cosas. Un directivo que no sabe delegar tareas acaba provocando el fracaso de su organización.
  • Comunicación y apertura de miras. Todo buen directivo debe garantizar la comunicación entre los miembros de la empresa. Fomentar la transparencia y el buen ambiente laboral solo aporta beneficios en el seno de la organización. Informa a todo el equipo de las decisiones que tome la cúpula si afectan a toda la empresa o al producto o servicio que ofrece. Por último, trata de mantener una mentalidad abierta frente a las sugerencias constructivas de los profesionales.
  • Atracción de talento. No todos los altos cargos comparten esta virtud, pero si consigues que tu empresa atraiga a grandes profesionales los procesos mejorarán y los errores quedarán reducidos. Esto depende de tu capacidad para hacer networking, de tus contactos y de tus habilidades comunicativas.

Consejos para alcanzar la cúpula directiva de una empresa

Si estás seguro de ti mismo y crees que te adecuas con lo anteriormente listado, solo debes seguir una serie de consejos para escalar poco a poco hacia una posición de más responsabilidad:

  • Sé autocrítico. Para seguir mejorando y hacer que el resto de profesionales lo hagan contigo debes plantearte si estás haciendo todo lo posible y de la mejor manera que conoces.
  • Arriésgate. Como todo en la vida, no puedes avanzar si no estás dispuesto a tomar riesgos. En ocasiones sentirás que navegas contracorriente, pero las mejores innovaciones han nacido de personas que hacían eso mismo. Si sientes que estás haciendo algo que la mayoría de profesionales no se atrevería a hacer, probablemente vas por buen camino. Y no te preocupes por el fracaso, ya que forma parte de la senda hacia el éxito.
  • Consigue contactos de valor. Del mismo modo que un directivo debe atraer el talento, si quieres alcanzar la cúpula directiva de una empresa tendrás que tener una buena agenda de contactos. A lo largo de tu carrera profesional habrás conocido a especialistas de todo tipo. No pierdas el contacto con ellos y trata de estrechar vínculos con aquellas personas que puedan ayudarte a crecer de un modo u otro en el mundo laboral.
  • Abraza la tecnología. Nos encontramos en la era de la digitalización, por lo que es absolutamente esencial que te familiarices con las nuevas tecnologías. Actualmente, la mayoría de empresas dependen de plataformas digitales. Es por ello por lo que necesitas dominar este entorno y, aunque acabarás delegando tareas, debes entender lo que están haciendo los equipos de desarrollo, por ejemplo.
  • Sé realista. Para terminar, te recordamos que alcanzar la cúpula directiva de una empresa puede llevarte años. Además, las cargas de trabajo que tendrás que echarte a las espaldas serán más que considerables. Por todo ello debes plantearte si estás preparado para seguir adelante.